miércoles, 22 de junio de 2011

CLETO Y PACA


Cleto y Paca eran un matrimonio mayor, de un pueblo cualquiera. No tenían hijos, porque se habían casado ya talluditos: eran dos solterones, amigos de toda la vida, que se decidieron a pasar por la vicaría para no envejecer solos. No es que entre ellos hubiese una gran pasión, pero se querían, y sobre todo, se reían mucho juntos. Como Paca era bajita y gordita, y las camas de entonces eran muy altas, se acostaban por las noches a la misma hora, porque Cleto tenía que ayudar a su mujer a subir a la cama poniendo sus manos entrelazadas a modo de estribo, igual que la ayudaba a subir al burro cuando era necesario.
Cuando estaba enfadada con Cleto, Paca ponía un tablón bien gordo en medio de la cama. El tablón podía estar ahí días, e incluso semanas; pero cuando se pasaba el enfado y se perdonaban el uno al otro, al llegar la noche y auparla a la cama, Cleto siempre le decía:
-Paca, ¿me quieres de corazón?
-Sí. Cleto, te quiero de corazón.
-¡¡¡¡PUES QUITA EL TABLÓN!!!

1 comentario:

  1. ayyy cuanta razón, cuantas veces se nos olvida quitar el tablón!!!!

    ResponderEliminar