domingo, 12 de junio de 2011

LÁGRIMAS NEGRAS



Este fin de semana he ampliado mi concepto de lo que son "lágrimas negras". Antes creía que eran lo que dice la canción, las lágrimas más amargas, las que se lloran cuando uno tiene una pena muy negra, negrísima. Pues no siempre es así.
Veréis: la situación era de lo más extraña. Un grupo de mujeres, vestidas, peinadas, maquilladas y enjoyadas, después de una celebración familiar. El lugar: cafetería de una posada con encanto, en un pueblecito de Cantabria. Haciendo tiempo hasta la hora de retirarse a dormir, cuatro de ellas se sientan a una mesa con una baraja de cartas y empiezan a jugar a la escoba. Mi madre y tres de mis tías, a cuál más cansada, pero divertidas y ocurrentes como ellas solas, fueron capaces de hacer que hasta los camareros se rieran. Después de media hora de partida, se dieron cuenta de que había baraja y media de cartas cuando en un momento se juntaron cinco caballos y seis sotas en la mesa. Nos corrían a todas las lágrimas de risa, llevándose por delante el rímmel del maquillaje, y terminamos con la cara surcada de churretes oscuros, y con agujetas en la tripa de tanto reír. Mi tía se secaba los ojos con un pañuelo de papel, y al ver el rastro negro voceaba, haciéndose la asustada: “¡que me borro, que me borro!”
Yo quiero muchas "lágrimas negras", pero de éstas.


4 comentarios:

  1. Hola Sú! Estas mismas lágrimas me corrian a mí anoche, cuado me topé con un libro de Don Francisco de Quevedo y Villegas. Lo tenía en la librería desde hacía mucho tiempo, nunca lo leí, de hecho estaba olvidado.
    Anoche tontamente lo leí por encima y no podía dejar de reirme, te digo el título quizá lo conozcas, bueno casi seguro: "GRACIAS Y DESGRACIAS DEL OJO DEL CULO". Cómo ya he ducho en el Club, me dá reparo el título pero es así.

    ResponderEliminar
  2. Claro que lo conozco. Quevedo, además de uno de los más grandes escritores que ha dado el suelo patrio, era de los que mantenía que las palabras de la lengua española son para usarlas. Todas. Si toca decir puta, pues puta. Si toca decir culo, pues culo. Y los eufemismos, para los hipócritas.

    ResponderEliminar
  3. me encanta el giro que le has dado a las "lagrimas negras" y efectivamente, ojalá haya más de este tipo a lo largo de nuestras vidas!!
    bss

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla, yo soy mucho de lagrima negra, primero porque soy muy sentimental, lloro por todo y segundo porque nunca utilizo rimel waterproof....

    ResponderEliminar