domingo, 12 de junio de 2011

SERVICIOS DE GUARDIA

         Cuando tenemos un problema de salud acudimos a urgencias. Hay una serie de profesionales de la sanidad que están de guardia los domingos y festivos para atendernos. La salud no entiende de días laborables ni de horarios, y un accidente, un apendicitis, un dolor de espalda, un parto o cualquier otro tema inaplazable siempre tienen un ángel de la guarda u otro para ayudar a solucionarlo. Igual ocurre con las farmacias, siempre hay una de guardia para atender cualquier necesidad boticaria que se presente. Todos hemos echado mano más de una vez de esos servicios.
            En la plaza del Ayuntamiento de Valencia hay un puñado de casetas, todas iguales, agrupadas cerca de la fuente. Son floristerías. Las atienden profesionales de la flor, personas que entienden que regalar flores no es solamente un gesto bonito, sino a veces una necesidad del corazón. Por eso, desde hace muchos años, se organizan en turnos para que siempre, todos los domingos y todos los festivos, una de ellas esté abierta, de guardia. ¿Quién sabe? ¿Y si no te acordaste del cumpleaños de mamá? ¿Y si anoche heriste a alguien y necesitas pedirle perdón? ¿Y si de repente te enamoraste y esa rosa, o esas violetas, son la clave de tu futuro? ¿Y si tu mujer acaba de regalarte lo mejor que podía ofrecerte, un hijo, y quieres corresponderla con todo tu amor y admiración envueltos en margaritas azules, sus favoritas?
            Pensadlo. Recordad. Seguro que alguna vez en vuestra vida hubiérais querido un café de domingo con una rosa anaranjada en un búcaro. Seguro que en alguna ocasión habríais comprado las flores más hermosas del mundo para esa persona que las merecía... y no encontrásteis dónde.
            ¿Véis? Una floristería de guardia también es necesaria.

1 comentario:

  1. Tienes toda la razón, una "floristeria de guardia" también sería necesaria... creo que hoy en dia todo, de hecho, me encanta como titulo de una nueva entrada, que te parece "amiga de guardia"?! bss

    ResponderEliminar