martes, 12 de julio de 2011

EL TÍO JESÚS


El tío Jesús empezó a tocar el bombardino cuando no era más que un muchacho. Su amor por la música era tal que, con cuatro nociones iniciales de solfeo y mucho esfuerzo personal, consiguió entenderse con las partituras y dominar el instrumento.
 Tocó sin descanso durante sesenta años, hasta que sus pulmones y su corazón le dijeron: "Muchacho, conténtate con respirar y seguir vivo. Cuelga el pito". Él guardó el bombardino, pero continuó repasando partituras y solfeando. Incluso los últimos dos meses, con la mente ya hecha jirones y sin conocer siquiera a sus hijos, trataba de tocar melodías sencillas con un xilófono de juguete.
 El tío Jesús era un árbol de inmenso amor por la música, bajo el que se cobijaron todos aquellos que quisieron aprender solfeo. De él salieron varias ramas: una trompeta, un trombón, una flauta travesera, un pequeño clarinete, y un saxo, yo, que no soy más que un esqueje injertado a ese tronco.
Esta tarde, el tío Jesús hará un último pasacalles vestido de músico. Irá cubierto con la bandera de su banda de toda la vida, la de Godelleta. Todos aquellos niños a los que en los descansos de las procesiones les daba caramelos, hoy ya hombres y mujeres, y muchos de los hijos de éstos, que también son músicos, tocarán esta tarde para él. No podrá haber homenaje mejor para alguien como el tío Jesús, "el Campanero". Descansa, te lo has ganado.

3 comentarios:

  1. preciosas tus palabras!!! ojala a lo largo de la vida encontrasemos mas gente como "el tio Jesus"... yo tuve la suerte de encontrar a "otra tia Chusa"jejeje que me transmitió esa pasión por la música!

    ResponderEliminar
  2. Sú, es preciosa tu historia-homenaje, lamento que haya que despedir a personas tan valiosas de nuestras vidas. Pero por lo menos nos regocijamos, en esa parte nuestra, que con tanta sabiduría, han sabido, formar, y llenar. Un beso, Sú.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda y por las palabras que le dedicas debió ser una gran persona...donde quiera que las lea se sentirá orgulloso de dejar esta huella en ti. Un beso.

    ResponderEliminar