lunes, 26 de septiembre de 2011

BICHOS

Amo los animales. Tengo perro, gatos, peces, tortugas y niños, así que puedo decir que amo a los animales. Los cuido, los cepillo, los desparasito, les procuro cuidados veterinarios y médicos, los alimento, los paseo, los educo (bueno, a los peces y a las tortugas no). Reconozco que también como animales, pero jamás consumo caza salvaje. Sólo animales criados expresamente para el consumo. No visto con pieles. Reciclo y respeto el medio ambiente. Soy antitaurina. Creo que no puedo hacer más de lo que hago, incluso creo que si todo el mundo hiciese más o menos lo mismo que yo habría muchos menos problemas. Pero la cosa cambia cuando hablamos de animales sin huesos y sin patas. Ahí ya no respondo.
            Bichos. Asquerosos, repulsivos, babosos o saltarines, corredores o reptantes, venenosos o simplemente tocapelotas, no los puedo tolerar. Me ponen negra. Quizá porque soy mujer de ciudad, o porque me han educado así, o vete tú a saber por qué, pero me horrorizan y me despiertan el instinto asesino. Algunos incluso me producen alergia y serios trastornos, y debo tener cuidado con ellos. Otros, simplemente, destruyen las cosas que amo, y no se lo puedo perdonar.
            Los primeros que me ponen los pelos de punta son las malditas cucarachas. Y anda que no hay. En donde guardo el coche me sale cada ejemplar que estoy por llamar al National Geographic. De cuarto de kilo para arriba. Rojas, largas, y cómo corren, las puñeteras. Incluso vuelan, que ya era lo que me faltaba. Menos mal que entrené a mis gatas contra ellas y no dejan que en mi casa entre ninguna.
            Luego están las mariposas. Sí, mucho colorín, y vuelan y todo, pero no dejan de ser bichos asquerosos con alas. Por no hablar de esas variedades que tienen la mala costumbre de comerse la ropa y las mantas. Me dan tanta rabia que hasta he comprado acciones en una fábrica de bolitas de naftalina. No entiendo qué les ve la gente para considerarlas bonitas, incluso las sueltan en algunas bodas y todo (y cobran una pasta por ello, dicho sea de paso). Imaginad por un momento que en lugar de mariposas soltasen abejorros. A bicho salimos, ¿no? Aunque se podría liar parda, me imagino a los novios y a todos los invitados corriendo por el salón, entre las mesas del convite, y con todo el servicio de camareros armados de insecticida tratando de exterminar a los animalejos. Sólo eso ya daba para una peli de Berlanga.
           Para seguir con la lista, ahí está la carcoma, ese gusanito que, convenientemente multiplicado, te puede arruinar una casa entera de las de antes, con sus vigas de madera y todos sus muebles. Hasta la fecha la carcoma es el insecto inmundo que más dinero me ha hecho gastarme en tratamientos para proteger lo que con tanto esfuerzo he conseguido restaurar, mi segunda vivienda. Si pudiera hablar con Dios le diría que el día que creó la carcoma se podía haber quedado en su casa y haberse metido las manitas de crear en los bolsillos.
            Capítulo aparte merece el escarabajo picudo rojo, ese bicho enorme y acorazado, rojo y con pintas en el caparazón, que pone los huevos en el cogollo de las palmeras, de modo que sus larvas, unos gusanos asquerosos y gordos como un dedo pulgar, se alimentan del tronco del árbol hasta que lo matan. Y dejan a la pobre palmera seca y chafada, como si un elefante se le hubiera sentado encima. Una vez vi uno y traté de matarlo, pero el maldito coleóptero estaba tan duro que me tuve que poner las botas de montaña para acabar con él. No sé de dónde vino, pero bien podía haberse quedado en su casa.
Entiendo que los insectos son necesarios en el equilibrio natural, pero por favor, guardemos las distancias. Arañas, moscas, mosquitos, abejas y avispas, gusanos y demás criaturas inmundas, venenosas, molestas y desagradables, vosotras a vuestro sitio, y yo al mío, ¿entendido? Vamos a llevarnos bien. O eso, o saco la artillería pesada. Avisados estáis.

2 comentarios:

  1. ayyy Su cuanta razón tienes, algunos de esos "bichos" con todos mis respetos, deberías desaparecer... o existen solo por algun extraño equilibrio de la naturaleza?!??!?!

    ainsss cuanto hecho de menos leerte como antes... aun tengo pendiente ponerme al dia.... pero es que NO LLEGO!!!!!!!!!

    bsts

    ResponderEliminar
  2. No eres la unica su, me dan un asco terrible algunos bichos y he de decir que le tengo cierto miedo a las aranas y a las cucarachas, dond esten ellas yo me quito de en medio...

    ResponderEliminar