viernes, 2 de marzo de 2012

RETRATO EN PALABRAS: TÍSCAR

            De nuevo mi amiga Anjana, la retratista en palabras, ha pasado por aquí. No tuvimos demasiado tiempo para charlar, tenía mucha prisa por llegar a no sé qué bosque del oeste, pero no me dio muchos detalles. Algún asunto privado, supongo.


            El caso es que llamó a mi puerta para dejarme el retrato en palabras de una persona, y como suelo hacer, lo cuelgo aquí con la esperanza de que le llegue. Cualquier día de estos le voy a recomendar a Anjana que se haga un correo electrónico y los envíe ella misma, aunque sé que no lo hará, porque si no, ¿cuándo nos veríamos? En fin, aquí os lo dejo.


            “Tíscar. Ella es un buen ejemplo de mi teoría. La cumple al pie de la letra. Ya sabéis, yo siempre digo que los nombres de las personas determinan su personalidad, un nombre distinto te hace distinto desde la cuna, y exactamente eso es lo que pasa con Tíscar: que como ella no hay dos.


            Para pintaros a esta chiquilla necesito que imaginéis una chispa, luminosa y viva, con una gran sonrisa y un acento andaluz tan marcado como gracioso. Cerrad los ojos para verla, por favor. La chispa nunca se está quieta, sube, baja, corre, rodea, charla, ríe a carcajadas y hace sonreír a los demás, toca, pasa, se sienta, echa a volar de nuevo sin dejar de hablar. Esa es Tíscar, un cóctel de burbujas, sal y energía.


            Cuando uno encuentra una persona así no puede dejar de mirarla, porque todo en ella es atractivo. La mirada marrón de sus ojos curiosos, la melena castaña, larga y ligeramente ondulada, que acompaña todos sus movimientos con la misma gracia que tiene su cabeza al moverse, las manos pequeñitas enredándose continuamente entre los cabellos y apartándolos de la cara con ese gesto tan femenino… su presencia exhala un perfume a juventud, a sur y a ilusión del que es difícil escapar. Te rodea, te envuelve, te atrapa, te inunda, y ya nunca la olvidas.


            Una vez te sobrepones a la primera impresión que esta criatura encantadora te provoca, empiezas a ver los detalles. Es delgada como un junco de los que crecen junto al río, menuda y curiosa como las ardillas, inteligente como los delfines, tiene el desparpajo de una niña pequeña, y la palabra rápida y graciosa. Todo ello aderezado con ese acento inimitable de Andalucía, que hace que hasta un insulto parezca un piropo. Sus labios jugosos se beben la pintura porque saben que no hay en el mundo color más bonito que el que ellos lucen al natural, y es coqueta hasta el punto de pintarse las uñas del mismo color de su blusa. El rojo coral le sienta de escándalo, porque ¿qué color es más apropiado que el rojo para una chispa? Ninguno, ¿verdad?


            Me dijo que estaba terminando la carrera de periodismo. No imagino otra ocupación que vaya mejor con su personalidad vital, curiosa y arrolladora, y con esa capacidad de comunicación que se le sale por las costuras, aunque se pone algo triste al hablar de sus estudios. Es uno de los muchos talentos que no encuentran futuro entre nosotros y piensan en probar fortuna lejos de nuestras fronteras. No sé cuál será el mar al que mire para disfrutar la puesta de sol, pero no importa, porque allá donde ella vaya la seguirá el aire de Andalucía, y estoy segura de que alrededor de mi pequeña Tíscar, de mi irrepetible Tíscar, no ha de faltar la alegría.


            Espero volver a verte algún día, chispa. Y si no es así, confío en que siempre te acuerdes de que una vez me conociste y me dejaste huella”.

            Después de leer retratos así me entran unas tremendas ganas de encontrar a las personas de las que Anjana habla. Tengo que pedirle que me lleve con ella en alguno de sus viajes, pero para eso debo esperar a que el viento o la primavera la vuelvan a traer por aquí. Tendré que conformarme hasta entonces con releer las pinturas que me ha ido dejando en este tiempo.


Os dejo por hoy. Un abrazo a todos.

4 comentarios:

  1. preciso el retrato de Tiscar. qué bonita forma de redactar. Me ha encantado!!! felicidades... voy a seguir leyendo jejeje
    miss. GEishy

    ResponderEliminar
  2. MADRE MÍA DE MI VIDA SUSANA! No te había escrito hasta ahora porque me dejé el papelito con tu dirección en Granada y lo he recuperado hoy.
    GRACIAS, GRACIAS, MIL MILLONES DE GRACIAS!Nunca en mi vida habían dicho tanto tan bonito sobre mí. De hecho he empezado a leerlo aquí en la facultad y a llorar como una tonta porque me ha llegado tanto...
    Un auténtico placer coincidir contigo en la vida, espero que no sea la última vez.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente así, me quedo con 1 frase de su artículo: "Cuando uno encuentra una persona así no puede dejar de mirarla, porque todo en ella es atractivo".

    ResponderEliminar
  4. Una descripcion exacta imposible de mejorar

    ResponderEliminar